Los términos “propósito” y “objetivo” a menudo se utilizan como sinónimos o de manera intercambiable, lo cual es un error; ya que hay una sutil diferencia entre ambos.